HE SIDO CREADO PARA LA COMUNIÓN EN EL AMOR (Textos)

Tagged:

La religión católica es para la humanidad; en cierto sentido, ella es la vida de la humanidad. Es la vida, por la interpretación, finalmente exacta y sublime, que nuestra religión da del hombre (¿no es el hombre, él solo, un misterio para sí mismo?), y la da precisamente en virtud de su ciencia de Dios: para conocer al hombre, al hombre verdadero, al hombre integral, es necesario conocer a Dios; Nos baste ahora como prueba de esto, recordar la encendida palabra de santa Catalina de Siena: “En tu naturaleza, deidad eterna, conoceré mi naturaleza” (Or. 24).

HE SIDO CREADO PARA LA COMUNIÓN EN EL AMOR (Textos)

Tagged:

La religión católica es para la humanidad; en cierto sentido, ella es la vida de la humanidad. Es la vida, por la interpretación, finalmente exacta y sublime, que nuestra religión da del hombre (¿no es el hombre, él solo, un misterio para sí mismo?), y la da precisamente en virtud de su ciencia de Dios: para conocer al hombre, al hombre verdadero, al hombre integral, es necesario conocer a Dios; Nos baste ahora como prueba de esto, recordar la encendida palabra de santa Catalina de Siena: “En tu naturaleza, deidad eterna, conoceré mi naturaleza” (Or. 24).

HE SIDO CREADO PARA LA COMUNIÓN EN EL AMOR (Tema de la semana)

Llama la atención que el ser humano, para ser feliz, necesite de los demás. ¿No necesito yo de otros, no necesito por ellos ser aceptado, ser comprendido, ser querido, ser amado? Nadie es feliz si le falta un “tú” a quien amar, por quien ser amado. ¡Es por eso que tanto le huimos a la soledad! Es cuando estamos o nos sentimos solos que nos inunda una profunda tristeza y desolación, un tedio y sinsentido en la vida que a veces llega hasta la desesperación, hasta cobijar en uno el secreto o expreso deseo de querer dejar de seguir viviendo.

SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD - A

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Ex 34, 4-6.8-9

En aquellos días, Moisés subió de madrugada al monte Sinaí, como le había mandado el Señor, llevando en sus manos las dos tablas de piedra.

El Señor bajó en la nube y se quedó con él allí, y Moisés invocó el nombre del Señor.

El Señor pasó delante de él y exclamó:

— «Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad».

Moisés, al momento, se inclinó a tierra y se postró.

Y le dijo:

¡ES HORA DE EVANGELIZAR! (Tema de la semana)

«He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!» (Lc 12,49). Son éstas las palabras que pronunció el Señor en la perspectiva de su próxima pasión, muerte y resurrección. ¿Y cuál sería ese fuego que quería arrojar sobre la tierra, sino el de su Espíritu, Fuego del Divino Amor? Sí, ¡con ese Fuego es que se encienden y arden los corazones humanos en el amor a Dios y a los hermanos humanos con el mismo amor de Cristo!

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Hech 2, 1-11

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos los creyentes reunidos en un mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como de fuego, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

«ID Y HACED DISCÍPULOS A TODAS LAS GENTES» (Textos)

Tagged:

El Espíritu Santo es la fuerza por la que Cristo nos hace experimentar su cercanía. Pero la primera lectura deja también un segundo mensaje: seréis mis testigos. Cristo resucitado tiene necesidad de testigos que se hayan encontrado con Él, que le hayan conocido íntimamente a través de la fuerza del Espíritu Santo. Hombres que, habiéndole tocado con la mano, por así decir, puedan testimoniarle. Fue así como la Iglesia, familia de Cristo, creció desde «Jerusalén… hasta los confines de la tierra», como dice la lectura.

«ID Y HACED DISCÍPULOS A TODAS LAS GENTES» (Tema de la semana)

Antes de ascender a los Cielos el Señor resucitado encomienda a sus apóstoles la tarea de hacer llegar a todos los hombres de todas las culturas el don de la reconciliación y Su Evangelio: «Id y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.»

SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR - A

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Hech 1, 1-11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de todo lo que Jesús hizo y enseñó, hasta el día en que ascendió al cielo, después de dar sus instrucciones, por medio del Espíritu Santo, a los Apóstoles que había elegido. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del Reino de Dios.

Mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó:

DOMINGO VI DE PASCUA - A

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Hech 8,5-8.14-17

En aquellos días, Felipe bajó a la ciudad de Samaria y predicaba allí a Cristo. La gente escuchaba con aprobación lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los signos que hacía, y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban. La ciudad se llenó de alegría.

Distribuir contenido