Dies Domini

warning: Creating default object from empty value in /home/oneclicks_493290/temasdeiglesia.synodia.org/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Gen 18,1-10

En aquellos días, el Señor se apareció a Abraham junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de su carpa, porque hacía calor.

Alzó la vista y vio a tres hombres en pie frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de su carpa y, postrándose en tierra, dijo:

DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Dt 30, 10-14

Moisés habló al pueblo, diciendo:

— «Escucha la voz del Señor, tu Dios, guardando sus preceptos y mandamientos, lo que está escrito en el libro de esta ley; conviértete al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma.

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Is 66, 10-14

Alégrense con Jerusalén y regocíjense con ella, todos los que la aman, salten de gozo con ella, los que estaban de luto por ella. Se alimentarán ustedes de sus pechos y se saciarán de sus consuelos, y saborearán el deleite de sus senos generosos. Porque así dice el Señor:

DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: 1 Re 19, 16.19-21

En aquellos días, el Señor dijo a Elías:

— «Unge profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Abelmejolá».

Elías partió de allí y encontró a Eliseo, hijo de Safat, arando con doce yuntas de bueyes en fila, él llevaba la última. Elías pasó a su lado y le puso su manto encima.

Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Elías y le pidió:

— «Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo».

Elías le dijo:

— «Vete, pero regresa; ¿quién te lo impide?»

DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Zac 12, 10-11; 13,1

Así dice el Señor:

«Derramaré sobre la dinastía de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de oración.

Y mirarán hacia a mí, a quien traspasaron, harán duelo por él, como se llora a un hijo único, y llorarán amargamente, como se llora a un primogénito.

Aquel día, será grande el duelo en Jerusalén, como el duelo de Hadad-Rimón en el valle de Meguido».

Aquel día, brotará una fuente abierta para los descendientes de David y los habitantes de Jerusalén, para lavar sus pecados e impurezas.

DOMINGO XI DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: 2Sam 12, 7-10. 13

En aquellos días dijo el profeta Natán al rey David:

— «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Yo te ungí rey de Israel, te libré de las manos de Saúl, te entregué la casa de tu señor, puse sus mujeres en tus brazos, te entregué la casa de Israel y la de Judá y, por si fuera poco, pienso darte otro tanto.

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Gen 14, 18-20

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y bendijo a Abraham, diciendo:

— «¡Bendito sea Abraham de parte de Dios el altísimo, creador de cielo y tierra; bendito sea Dios el altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos!»

Y Abraham le dio el diezmo de todo.

SALMO RESPONSORIAL: Sal 109, 1-4

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».

Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD - C

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Prov 8,22-31

Así dice la sabiduría de Dios:

¡ANUNCIEMOS EL EVANGELIO CON ARDOR! (Lunes)

Tagged:

Hay una palabra usada en el nuevo Testamento para definir el modo como los primeros apóstoles y discípulos de Cristo, una vez recibido el Espíritu en Pentecostés, anunciaban el Evangelio: «predicaba… y enseñaba lo referente al Señor Jesucristo con toda “parresía”, sin estorbo alguno» (Hech 28,31). Parresía es una palabra de origen griego. Se compone de las palabras pas, que significa ‘todo’, y rhesis, que significa ‘habla’. Expresa por tanto la libertad al hablar, es decir, hablar todo lo que uno tiene que decir sin callarse o callar nada por miedo o temor.

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTES

Tagged:

PRIMERA LECTURA: Hech 2, 1-11

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos los creyentes reunidos en un mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como de fuego, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Distribuir contenido